Cómo ayudar a un niño a adaptarse a la guardería

Muchas madres, como tú, se preguntan cómo ayudar a un niño a adaptarse a la guardería. El inicio de la guardería ha supuesto un gran cambio en vuestras rutinas que puede haber sido más o menos complicado, sobre todo, en función de la edad a la que hayas llevado a tu hijo por primera vez.

Cuanto más mayores son los niños, más apego sienten por sus padres y su casa, y más les cuesta acostumbrarse a estar en otro lugar y al cuidado de otros adultos. Sin embargo, se trata de un paso muy beneficioso para ellos, por eso, como padres, nuestra obligación es ayudarles a aceptarlo de forma natural.

Niña jugando

Cómo ayudar a un niño a adaptarse a la guardería en 4 pasos

Paso 1. Antes de llevarle a la guardería:

Cuando deis paseos juntos, acércate a ver el patio de los colegios y las guarderías cercanas. Te sorprenderá ver el interés que despierta en tu hijo la simple visión de otros niños jugando y riendo. No querrá apartarse. Si os ven, seguro que algunos se acercan a hablar con él. Este tipo de momentos se graban en el subconsciente del bebé, que desea formar parte de toda esa diversión que tiene ante sus ojos. Es un buen momento para ir explicándole que, cuando sea un poco más mayor él también tendrá amigos en la guardería y que jugarán durante todo el día. Puedes leerle algunos cuentos para ir a la guardería, que le permitirán identificarse con los personajes y sus sentimientos.

Paso 2. El primer día de guardería:

Un día clave para hacerlo bien y saber cómo ayudar a un niño a adaptarse a la guardería es el momento de la despedida. Cuando le dejes allí y salgas por la puerta, despídete con una sonrisa. No te vayas cuando no esté mirando. Dile adiós y recuérdale que volverás pronto a recogerle. Sonríe, dale un beso y sal rápido. Las despedidas son menos complicadas para ambas partes si son cortas.

Paso 3. La primera semana:

Es el momento del refuerzo positivo. Haz hincapié en todas esas cosas nuevas y excitantes que ha hecho. Habla con los pedagogos para conocer las canciones que ha aprendido y las actividades en las que ha participado. Podéis repetirlas en casa. Tu hijo estará muy orgulloso de mostrarte sus progresos y eso es importante, como saben quienes conocen cómo ayudar a un niño a adaptarse a la guardería.

Paso 4. La rutina en la guardería:

Tú ya sabes cómo ayudar a un niño a adaptarse a la guardería, lo habéis hecho muy bien y juntos habéis superado las primeras semanas. El proceso de adaptación, no obstante, no ha terminado. A medida que tu hijo crece tiene distintas necesidades y una de ellas es el reconocimiento social. Como ya es un poquito más mayor, prepárale unas cajas del almuerzo variadas y creativas. Con el alimento principal, algo de vegetales y fruta y también algún snack saludable. No te olvides de personalizarlas usando etiquetas con su nombre y la imagen de alguno de sus personajes favoritos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *